Sáb. Jul 13th, 2024
Iguala, Guerrero – El 26 de septiembre de 2014, una tragedia se cernió sobre la ciudad de Iguala. 43 estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa desaparecieron sin dejar rastro. Casi una década después, el misterio persiste, y una nueva promesa resurge: la apertura total de los archivos militares relacionados con el caso.El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, asegura que todos los archivos militares se han abierto. Sin embargo, la duda permanece. El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sostiene que el Ejército mexicano no ha entregado toda su información de inteligencia sobre el incidente.

Más allá de las declaraciones, las cifras hablan por sí solas: de los 806 documentos solicitados por los familiares de los desaparecidos, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) solo ha proporcionado 5. La gran petición de las familias, documentos de espionaje militar que podrían arrojar luz sobre lo ocurrido, sigue sin respuesta.

El segundo informe de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa arroja nueve posibles destinos de los estudiantes, todos tratados como hipótesis. Mientras tanto, las familias, sus abogados y el GIEI no cesan en su demanda de más documentos y la justicia para los implicados.

Las tensiones también se hacen evidentes dentro del Ejército. Encinas ha señalado diferencias con ciertos elementos del Ejército, particularmente aquellos que han sido detenidos por su presunta participación en el caso.

La desaparición de los 43 normalistas es una herida abierta en el corazón de México. A pesar de los desafíos, la Comisión sigue buscando respuestas. Pero con cada promesa incumplida y cada archivo que queda sin abrir, la confianza se desvanece y la exigencia de justicia se intensifica.

La pregunta persiste: ¿Qué se oculta en los archivos militares? Y, más importante aún, ¿se conocerá algún día la verdad completa detrás de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa? Solo el tiempo, y la perseverancia de aquellos que buscan justicia, lo dirá.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *