En una tierra donde la biodiversidad se expresa en cada rincón, una voz destaca en la lucha por la conservación de su riqueza natural: la de Fede Quijano, Diputada Federal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Yucatán es más que solo playas y pirámides. Es hogar de una fauna y flora envidiable que atrae a miles de turistas cada año. Sin embargo, el turismo sin control puede causar daños irreparables al medio ambiente, y es aquí donde entra la visión de Quijano.

Con pasión y empeño, Fede Quijano ha logrado sensibilizar a la comunidad yucateca sobre la importancia de proteger y valorar los recursos naturales del estado. «La magia de Yucatán reside en su naturaleza; es nuestra responsabilidad mantenerla intacta para las próximas generaciones», expresó.

Pero su lucha no se limita a simples palabras. La Diputada se ha comprometido activamente a impulsar políticas y prácticas turísticas sostenibles que aseguren un equilibrio entre el bienestar humano y la conservación ambiental.

Es un llamado a la acción, una invitación a la comunidad a trabajar codo a codo por un Yucatán más verde y sustentable. «Somos guardianes de este paraíso, es nuestro deber cuidarlo», reitera Quijano, haciendo eco a la importancia de la colectividad en esta misión.

La visión de Fede Quijano resuena en el corazón de quienes aman la naturaleza y entienden su valor. Es un recordatorio constante de que, más allá de la belleza paisajística, Yucatán tiene un legado ecológico invaluable que merece ser preservado.