Mié. Abr 17th, 2024

Quintana Roo, conocido por sus playas paradisíacas y la vibrante vida de sus ciudades turísticas, es también un tesoro de riqueza histórica y cultural maya. Más allá de la arena y el mar, este estado alberga algunas de las capitales indígenas más impresionantes de México, testimonio vivo de una civilización que floreció durante siglos. Aquí te presentamos las cinco zonas arqueológicas imperdibles de Quintana Roo, que ofrecen una ventana al pasado maya y la oportunidad de sumergirse en un mundo de misterios y belleza ancestral.

 

  1. Cobá: La ciudad de los caminos de piedra

 

A unos 42 kilómetros al noroeste de Tulum, Cobá se erige como una antigua capital maya cuyo esplendor alcanzó su punto máximo alrededor del año 800 d.C. Con una extensión de 70 km cuadrados, este sitio es famoso por sus imponentes grupos arquitectónicos y la pirámide de Nohoch Mul, que desafía el cielo desde más de 30 metros de altura. Cobá invita a los visitantes a recorrer sus sacbés (caminos blancos) y descubrir los secretos de este centro ceremonial maya.

 

  1. Tulum: El faro del Caribe Maya

 

Tulum, posiblemente la ciudad maya más icónica de la costa oriental de la península de Yucatán, ofrece un espectáculo visual donde la arquitectura se fusiona con el azul turquesa del Caribe. Su estructura más famosa, El Castillo, se alza majestuosa sobre un acantilado, ofreciendo vistas inigualables del mar. Tulum no solo era un centro religioso y comercial de importancia, sino también un faro que guiaba a los navegantes mayas.

 

  1. Kohunlich: El santuario de los mascarones

 

En medio de la jungla, Kohunlich cautiva a sus visitantes con el enigmático Templo de los Mascarones, dedicado al dios solar Kinich Ahau. Este sitio, que floreció entre el 600 y el 900 d.C., es un testimonio del ingenioso manejo del agua por parte de los mayas y de su profunda conexión con el cosmos.

 

  1. Dzibanché y Kinichná: Gemas ocultas en la selva

 

Cerca de Kohunlich, Dzibanché y Kinichná narran la historia de una gran urbe maya del periodo Clásico. En Dzibanché, el Templo de los Dinteles y el Templo de los Cautivos destacan por su arquitectura y grabados históricos. Kinichná impresiona con su acrópolis monumental, ofreciendo una perspectiva única del poder y la gloria de los antiguos mayas.

 

  1. El Meco: El guardián de Cancún

 

A pocos kilómetros al norte de Cancún, El Meco se revela como un importante centro mercantil y ceremonial. Su edificio principal, El Castillo, es un vigía eterno que ofrece una panorámica incomparable de la isla de Cancún. El Meco es un recordatorio de la importancia estratégica de esta región en la red comercial maya.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *