Las canicas nos invitan a un viaje en el tiempo, a un México donde la diversión estaba marcada por juegos simples y momentos compartidos.

Las canicas, un juego que ha trascendido generaciones y fronteras, encierran una rica historia y un valor cultural que merece ser redescubierto. En este reportaje, exploraremos el apasionante mundo de las canicas, desde su llegada a México durante la época colonial hasta las distintas formas de juego que han perdurado en la memoria de quienes lo disfrutaron.

 

Un juego ancestral en México

 

El juego de las canicas se arraigó en México durante la época colonial y se ha convertido en una tradición querida por niños y adultos por igual. Más allá de ganar canicas o dinero, lo esencial radica en la camaradería y el compartir momentos inolvidables. Descubramos por qué este juego ha sido una fuente inagotable de diversión y amistad.

 

Un tesoro en el pasado

 

La historia de las canicas en México se remonta a 1991, cuando se descubrieron canicas antiguas en el subsuelo de un estacionamiento en la Ciudad de México. Estas pequeñas esferas de piedra, barro y vidrio, que datan del siglo XVIII, nos revelan la profunda conexión que ha tenido el pueblo mexicano con este juego a lo largo de la historia.

 

La magia de las palabras

 

Las canicas tienen su propio lenguaje, y cada jugador sabe que no se trata solo de tirar bolas. Descubramos el significado de términos como “tirito,” “perico,” “ágatas,” y “diablito,” que han sido parte integral de este juego. Estas palabras evocan recuerdos y nostalgia en quienes alguna vez se sumergieron en el mundo de las canicas.

 

Cómo se juega a las canicas

 

El juego de las canicas cuenta con una variedad de modalidades, desde el “hoyito” hasta la “rueda” y el “cocol o rombo.” Cada versión tiene sus reglas y desafíos únicos, brindando a los jugadores la oportunidad de demostrar su destreza y estrategia. Aprenderemos cómo se juegan y qué hace que cada variante sea especial.

 

La supervivencia de una tradición

 

A pesar de la influencia de la era digital y los juegos electrónicos, las canicas siguen siendo un tesoro en la cultura mexicana. La tradición de las canicas se mantiene viva en las memorias de generaciones pasadas y presentes. A través de expresiones cotidianas y palabras heredadas del juego, las canicas continúan dejando su huella en la vida de los mexicanos.