El informe del Foro Económico Mundial destaca la necesidad de acción urgente y colaboración entre empresas y gobiernos.

En un mundo cada vez más interconectado y digitalizado, la ciberseguridad se ha convertido en una preocupación global de primer orden. Un reciente informe del Foro Económico Mundial advierte sobre la creciente disparidad en ciberseguridad, una amenaza que afecta tanto a empresas como a gobiernos, y que requiere una acción coordinada y urgente.

 

La brecha en ciberseguridad se está ampliando rápidamente, con un alarmante 90% de líderes empresariales reconociendo la necesidad de tomar medidas para abordar este problema. A medida que las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial se vuelven más prominentes, se presentan nuevos desafíos y riesgos en el panorama de la ciberseguridad para el año 2024.

 

Uno de los hallazgos más preocupantes del informe es la reducción del 30% en el número de organizaciones que mantienen un nivel mínimo de seguridad informática en comparación con el año anterior. Esta creciente disparidad se debe a factores como tendencias macroeconómicas, regulación industrial y la adopción temprana de tecnologías disruptivas por parte de algunas organizaciones. Además, la escasez de talento en ciberseguridad sigue siendo un problema que afecta al 85% de las organizaciones.

 

El informe también destaca la importancia de la colaboración y la coordinación entre las partes interesadas tanto del sector público como del privado. Los incidentes de ciberseguridad provocados por terceros representan un 41% de los ataques, lo que subraya la necesidad de una respuesta global efectiva.

 

Otro desafío importante es el papel de la inteligencia artificial en la ciberseguridad. Menos del 10% de los encuestados creen que la IA generativa favorecerá a los defensores sobre los atacantes en los próximos dos años. La mayoría de los expertos considera que la IA generativa tendrá un impacto significativo en la ciberseguridad, pero también aumentará la sofisticación de los ataques, incluyendo phishing, malware y deepfakes.

 

A pesar de estas preocupaciones, el informe señala un aumento en el reconocimiento de la importancia de la ciberseguridad a nivel global, especialmente entre los ejecutivos. La integración de la ciber resiliencia en la gestión de riesgos de las organizaciones está en aumento, lo que indica un progreso positivo en la concienciación sobre la seguridad digital.

 

En el contexto de México, la colaboración entre empresas y el gobierno es esencial para abordar estas amenazas cibernéticas. Comunicar las prioridades de seguridad a la población y promover la seguridad desde el inicio en todas las prioridades estratégicas de las organizaciones es crucial para garantizar un futuro digital seguro para todos.

 

Esta creciente disparidad en ciberseguridad es una llamada de atención para el mundo, y la colaboración global es la clave para enfrentar este desafío. Las tecnologías emergentes seguirán evolucionando, y es fundamental que estemos preparados para proteger nuestro entorno digital en constante cambio.