Mié. Abr 17th, 2024

La mañana de este jueves, el Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México (Metro CDMX) se vio envuelto en dos incidentes que afectaron significativamente el desplazamiento de miles de usuarios. En la estación Hidalgo de la Línea 2, se reportó la evacuación de pasajeros debido a una presunta explosión de llanta de un convoy, situación que desencadenó la emisión de humo en los andenes y la posterior interrupción del servicio en dicha línea. Según las versiones de los usuarios y confirmado por las autoridades del Metro, el incidente fue provocado por un objeto metálico en las vías, lo cual sugiere un cortocircuito como la causa inmediata.

Los primeros indicios de este suceso fueron difundidos a través de redes sociales por los mismos afectados, quienes compartieron imágenes y testimonios del humo y la confusión presentes en la estación Hidalgo. Además, algunos pasajeros criticaron la suspensión del servicio y señalaron largas esperas en estaciones adyacentes, lo que sugiere una paralización temporal de la línea completa.

La reacción no se limitó a la Línea 2. La Línea 7 también enfrentó problemas esta mañana, con la suspensión del servicio entre San Joaquín y Constituyentes, atribuida oficialmente a la necesidad de ajustar un aparato de cambio de vía. A pesar de ello, se establecieron circuitos alternativos entre Rosario y Tacuba, así como entre Tacubaya y Barranca del Muerto, para mitigar el impacto en los usuarios.

 

 

Esta serie de eventos refleja los desafíos continuos que enfrenta el Metro CDMX, un sistema que diariamente transporta a millones de personas y cuya eficiencia es crucial para la movilidad en la capital. La reiteración de incidentes ha encendido el debate sobre la necesidad de un mantenimiento más riguroso y mejoras sustanciales en la infraestructura del transporte público, especialmente en un contexto donde la dependencia del Metro es alta.

La cuenta oficial del Metro hizo un llamado a la población para manejar con cuidado sus pertenencias y contribuir a evitar retrasos, reflejando una preocupación por mantener el flujo de servicio a pesar de los imprevistos. Sin embargo, las críticas de los usuarios en redes sociales sugieren una creciente frustración con la gestión del sistema de transporte y una demanda clara por soluciones a largo plazo que garanticen la seguridad y eficiencia del servicio.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *