Descubre la fascinante historia de las "Islas de CU", el icónico lugar de encuentro en la UNAM.

En el corazón de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) yace un espacio emblemático que ha sido testigo de la vida universitaria a lo largo de las décadas. Las “Islas de Ciudad Universitaria” o simplemente “Las Islas” como se les conoce popularmente, representan un rincón especial en el alma de esta prestigiosa institución. En este reportaje, exploramos su historia, desde su concepción hasta los eventos que las han hecho legendarias.

 

Un Proyecto de Visión: La creación de las Islas de CU fue parte de la visión de los arquitectos Mario Pani y Enrique del Moral, quienes presentaron el plan maestro para la construcción de Ciudad Universitaria en el siglo XX. Inicialmente, este espacio se denominó “Campus Central” o “Gran Plaza” y fue diseñado como un lugar para la convivencia y reunión de la comunidad estudiantil.

 

La Huella de los Maestros: La construcción de CU aprovechó la rica piedra volcánica de la zona de El Pedregal, al sur de la Ciudad de México. El paisaje resultante fue obra del afamado arquitecto Luis Barragán. Además, Ignacio Asúnsolo dejó su marca en este espacio con una escultura del expresidente de México, Miguel Alemán, que lamentablemente sufrió daños irreparables durante protestas posteriores.

 

El Origen del Apodo: El nombre “Islas de CU” no siempre fue el título de este lugar. Fue el pueblo quien lo bautizó así. De acuerdo con el investigador Juan Benito Artigas, este apodo proviene de los cuatro montículos que se encuentran en el sitio.

 

Un Escenario de la Historia: Las Islas han sido el escenario de una variedad de eventos a lo largo de la historia de México. Durante los movimientos estudiantiles de 1968, la explanada fue el punto de encuentro para asambleas, mítines y conciertos. Además, destacan los eventos durante la Huelga Estudiantil de la UNAM en 1999 y 2000.

 

Patrimonio de la Humanidad: En 2007, la UNESCO declaró el complejo universitario, incluyendo las Islas de CU, como Patrimonio de la Humanidad. Actualmente, se realizan festivales culturales y científicos en este espacio, convirtiéndolo en el lugar perfecto para relajarse o pasear los fines de semana.

 

Las Islas de CU son mucho más que un lugar de recreación; son un testigo viviente de la historia de la UNAM y un símbolo de la importancia de la vida universitaria en México. Si aún no has tenido la oportunidad de visitarlas, ¡te invitamos a hacerlo y ser parte de esta rica tradición universitaria!