Mar. Abr 16th, 2024

Oaxaca, México – 23 de marzo de 2024.-En medio de las calles empedradas y bajo la sombra de las imponentes construcciones coloniales de Oaxaca, se lleva a cabo una de las manifestaciones más conmovedoras de la Semana Santa: la Procesión del Silencio. Este evento, que se ha convertido en una tradición arraigada en el corazón de los oaxaqueños, marca el Viernes Santo con una profunda muestra de fe y devoción.

Desde tempranas horas de la tarde, la quietud comienza a apoderarse de las calles de la capital oaxaqueña. Los preparativos para la procesión se llevan a cabo con meticulosidad y solemnidad, mientras los fieles se congregan en las iglesias y templos aledaños para participar en las ceremonias religiosas previas.

Al caer la noche, el ambiente se impregna de un silencio solemne. A medida que las sombras se alargan sobre las fachadas coloniales, los participantes, vestidos con túnicas negras y capirotes que ocultan sus rostros, comienzan a congregarse en la plaza principal. Entre el tenue resplandor de las velas, se respira una atmósfera cargada de emoción contenida y reflexión.

El recorrido de la Procesión del Silencio serpentea por las estrechas calles de Oaxaca, guiado por el ritmo lento y pausado de los pasos de los penitentes. Acompañados únicamente por el sonido de los tambores y el suave murmullo de los rezos, los participantes avanzan en silencio, llevando consigo imágenes religiosas y estandartes que representan la pasión y muerte de Jesucristo.

Las fachadas de las casas y comercios se adornan con altares efímeros, donde se colocan veladoras y flores en honor a la procesión. Los espectadores se congregan en las aceras, respetando el silencio que envuelve el evento, mientras observan con reverencia el paso de la comitiva.

Para los oaxaqueños, la Procesión del Silencio va más allá de una simple tradición religiosa; es un momento de introspección y conexión espiritual, donde se reflexiona sobre el significado profundo de la Semana Santa y se honra la memoria de aquellos que entregaron su vida por la fe.

A medida que la procesión avanza por las pintorescas calles de Oaxaca, la noche se vuelve testigo silencioso de la devoción y el fervor de sus habitantes. Y aunque las palabras sean escasas, el mensaje de fe y esperanza resuena alto y claro en los corazones de quienes participan en esta emotiva ceremonia.

La Procesión del Silencio continúa siendo un pilar fundamental en la celebración de la Semana Santa en Oaxaca, recordándonos la importancia de la contemplación, la humildad y el respeto en nuestra búsqueda espiritual. En un mundo marcado por el ruido y la agitación, esta tradición nos invita a sumergirnos en el poderoso silencio de la reflexión y la oración.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *