En el marco del Día Nacional de la Lucha Contra el Cáncer de Próstata, el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) destaca el éxito de su programa OPUS, diseñado para la detección oportuna del cáncer de próstata y la reducción significativa de diagnósticos tardíos.

Entrevistado para conmemorar esta fecha, el jefe del Departamento de Urología Oncológica del INCan, Miguel Ángel Jiménez Ríos, resalta que OPUS es el único programa gratuito y integral de atención para esta enfermedad en Latinoamérica. Desde su implementación en 2019, ha logrado disminuir el porcentaje de pacientes con diagnóstico tardío de un 70% a un 25%, marcando un avance crucial en la lucha contra esta enfermedad.

Jiménez Ríos enfatiza la importancia de concientizar a la población sobre el cáncer de próstata, una de las principales causas de muerte en hombres en México, con más de 25 mil casos detectados anualmente y más de 7,500 fallecimientos. El programa OPUS está dirigido a hombres mayores de 40 años, con o sin seguridad social, ofreciendo pruebas como el antígeno prostático específico (APE), exploración rectal, y en casos necesarios, biopsias.

El especialista destaca que la falta de información y los mitos en torno a la exploración de la próstata son causas comunes del retraso en el diagnóstico. OPUS ha atendido a más de tres mil personas, diagnosticando a 700 pacientes con cáncer de próstata, lo que subraya la necesidad de campañas para sensibilizar a los hombres y alentarlos a realizarse pruebas desde los 40 años.

Jiménez Ríos subraya que la detección temprana es clave para el tratamiento exitoso y que el primer nivel de atención, incluyendo centros de salud y personal médico capacitado, juega un papel crucial en esta tarea. Además, destaca que ciertos cambios en el estilo de vida, como una dieta saludable y ejercicio regular, pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

El llamado del especialista es claro: los hombres mayores de 40 años deben aprovechar los servicios del Departamento de Urología Oncológica del INCan para realizar pruebas y consultas. La detección temprana, junto con tratamientos avanzados disponibles en el instituto, brinda mayores posibilidades de cura y calidad de vida.